Horas sociales

Las HORAS SOCIALES (Y3) es la segunda parte del Programa Joven, en el que los jóvenes deben realizar 200 horas de voluntariado durante su último año de educación secundaria. El proyecto está pensado para poder aplicar las competencias desarrolladas durante el primer año en las actividades de voluntariado. Las 200 horas se dividen en 4 bloques de 50 horas cada una. Los jóvenes han de realizar actividades de voluntariado al menos un trimestre en cada uno de los tres sectores siguientes: organización sin ánimo de lucro, empresa y centro vocacional o técnico.

En conjunto, el proyecto Social Hour tiene como objetivo conseguir un mejor acceso a una educación de calidad, salud y oportunidades de vida. Los jóvenes pasan una revisión médica y participan en diversos talleres de salud. Se organizan varias sesiones en las que los jóvenes perciben nuevas ideas y se implementa un plan de orientación de carrera, con el fin de alentar en objetivos futuros y ambiciosos. Durante este tiempo, los jóvenes reciben orientación periódica y consejos para su carrera, recibiendo una formación más práctica en comparación con el programa Social Week, a fin de ayudarles en la transición a estudios futuros o vida laboral.

Adicionalmente, los jóvenes también tienen la oportunidad de actuar como colaboradores con otras ONG locales y entran en contacto con diferentes plataformas y comunidades donde realizan obras de teatro relacionadas con uno de los desafíos más importantes del mundo actual: la gestión del agua. También realizan talleres con escuelas y comunidades locales por todo el país. 

En el momento en que finalicen su programa Social Hour, habrán terminado de desarrollar dos años de formación intensiva en liderazgo y responsabilidad social, y podemos estar seguros de que habrán desarrollado competencias para convertirse en agentes de cambio social positivo en sus comunidades.

Los objetivos principales del proyecto incluyen:

Asegurar que la educación superior que recibe el beneficiario es de valor y de calidad.

Asegurar que todos los beneficiarios desarrollan competencias vitales de creatividad, comunicación, colaboración, pensamiento crítico y atención a través de aprendizaje experimental y la educación artística.

Desarrollar orientación curricular y un marco de asesoramiento a través de proyectos según necesidades del programa.

Asegurar la salud del beneficiario mediante talleres sobre bienestar físico y psicosocial.

Asegurar que todos los beneficiarios desarrollan y mantienen hábitos diarios de salud e higiénicos.

Asegurar que todos los beneficiarios son capaces de desarrollar un plan vital preparado para ser iniciado al final del programa.

Asegurar el establecimiento de relaciones fuertes con las familias de los beneficiarios, comunidades educativas y autoridades locales relevantes a través de talleres y actividades para promover objetivos organizativos de educación, salud y subsistencia.

Para ver las últimas notícias, haga clic aquí.

Con la colaboración del Ajuntament de Castellar del Vallès: